TODAS TIENEN UNA AMIGA GORDA Y ELLA SOY YO

Es cierto, vivimos en una época en la que le damos demasiada importancia a cómo nos vemos, cuánto medimos y cuánto pesamos, ¡incluso si estamos dentro de los estándares considerados sanos o de belleza, sentimos que podemos hacer algo más para vernos mejor! Por eso y porque todas hemos pasado por algo similar, te dejamos esta historia de WeLoverSize sobre la amiga “gorda” que todas tenemos… (por dentro).

Soy la amiga gorda. Con mi 1.77 de altura, bastantes kilos de peso (no lo sé exacto, vivo muy bien sin báscula) y una talla 42-44 soy objetivamente la amiga gorda del grupo. Aun así hoy llevo unos pantalones del Bershka de la talla 40, misterios de la vida… Soy la amiga con el culo grande, las tetas grandes y los músculos abdominales ocultos tras una capa de grasa… Soy la amiga que no se toma fotos en bikini en la playa y si sucede siempre soy la que aparece al fondo.

Soy la amiga que lleva las camisas anchas, que no se compra nada que le marque la panza, y también soy la amiga a la que la lonja se le sale por encima de los pantalones…

Soy la amiga que no se puede poner los vestidazos ajustados, estilo Kim Kardashian, que se ponen el resto de mis amigas, la que no puede ponerse un bikini sin tirantes porque mis tetas grandes pesan, y la gravedad no perdona.

 

 

Soy la amiga que se pone una faja súper sexy, onda Beyonce, cada vez que va a una boda y reza para que no se le levante la falda y se le vean las carnes apretadas debajo del refajo…

También soy la amiga que en las bodas no se priva de nada y le entra al cóctel, a la cerveza, a los 3 platos de la cena, al vino y al postre.

Porque a pesar de ser la amiga gorda no me privo de nada. Soy de mal comer de toda la vida y, aunque obviamente con los años he ido añadiendo platos a mi alimentación, nunca diré que tengo una dieta equilibrada. Como 5 veces al día, no ceno nada frito porque por la noche me sienta fatal.  Para desgracia de mi cuerpo, como pasta más de 2 y 3 veces por semana, pero sólo como pan para desayunar. Los jueves al salir del trabajo me voy por unos drinks, pero de lunes a miércoles voy al gym y me mato intentando quemar las calorías de más.

Porque aunque sea la amiga gorda me cuido. Y sin embargo no tengo fuerza de voluntad para aguantar una dieta, para privarme del queso, de la pasta, de las cervezas, de tomar el aperitivo de vez en cuando o del antojo de comprarme unos mini croissants para desayunar cada X tiempo…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *