¿POR QUÉ NO PUEDO LLEGAR MÁS TARDE?

Vienes de una velada con tus amigos y se te ha hecho tarde. Como te has pasado de la hora que tus padres te habían fijado, tendrás que darles una explicación. Te detienes antes de entrar, deseando que ya estén dormidos. Lentamente, abres la puerta… y ahí están, mirando el reloj y esperando que les digas por qué te has tardado tanto.

¿TE SUENA familiar esta escena? ¿Has discutido con tus padres sobre la hora en que debes llegar a casa? “Vivimos en una zona bastante segura —dice Débora, de 17 años—. Pero si me paso de la medianoche, mis padres se ponen histéricos.” ¿Por qué cuesta tanto llegar a casa a una hora fija? ¿Es malo querer más libertad? ¿Qué hacer si tus padres son muy estrictos en este asunto?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *