NO MENDIGUES AMOR

La dependencia afectiva es una de las formas más comunes de arruinar la vida de las personas. Como toda dependencia, el “amor” desmedido lleva a la alienación y la enajenación. Por eso, quien mendiga afecto se entrega por entero a una persona y queda a merced de sus deseos y caprichos, olvidándose de sí mismo y atentando contra su propia dignidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

//graizoah.com/afu.php?zoneid=2010656